Traed los diezmos al alfolí y haya alimento en mi casa
Traed íntegro el diezmo para los fondos del templo,
y así habrá alimento en mi casa.
Probadme en esto —dice el Señor Todopoderoso—,
y ved si no abro las compuertas del cielo
y derramo sobre vosotros bendición hasta que sobreabunde.